domingo, 25 de mayo de 2008

Dos Plagas

Tienen distintas procedencias pero hay que ver la que están montando. Los conejos de UtielRequena, no es que están vivitos y coleando es que se están comiendo las vides, y en algunos casos desde que están brotando. Tal es la voracidad de nuestros conejos campestres, que algunos viñedos y no son pocos, han sido comidos dos y tres veces, lo que quiere decir que si la parte aérea o laboratorio de la planta está sometido a la destrucción por diente conejil, la planta puede verse abocada a un estrés tal, que rebrotará varias veces a lo largo de la primavera y principo del verano de forma arbustiva al menos para garantizarse que puede seguir viva. Un desastre monumental que no esperaban ni los más avispados del lugar.

Una vez los animales están en los viñedos y campan por sus respetos, pues es lo que están haciendo, los viticultores muy perjudicados, "pegan contra todos" y contra todo. Han dirigido sus ojos, sus voces y sus lamentos desde las asociaciones de cazadores hasta los, ayuntamientos, las diputaciones y las administraciones autonómicas. La plaga de los topillos de Castilla León, se escenifica en un animal algo más grande de tamaño y de hambre: el conejo.

Por si fuera poco el incordio de los simpáticos saltarines peludos, la excelente primavera que a nivel de lluvias está salpicando la geografía campesina de la seca España, conlleva consigo y establecida entre los pámpanos de la vid, el adecuado marco de humedad y temperatura para que el llamado popularmente mildiu, empiece a hacer estragos, en los frondosos viñedos que el conejo ha respetado. Ya se han dado los primeros avisos desde Protección Vegetal en Silla, para que se comiencen los tratamientos sin tregua, si el clima persiste en ser humedito.

JA

0 comentarios:

Publicar un comentario